sábado, 25 de febrero de 2017

¿Existirá el futuro?

"Niños que ahora mismo están naciendo, nunca trabajarán"
-la sexta columna "¿Qué harás cuando un robot haga tu curro?"

---

Entrar en la univerdad te enfoca a mirar continuamente al futuro, tanto para bien como para mal. Sin embargo, tengo claro que ese enfoque con el paso de los años ha ido cambiando brutalmente. 

Vivimos engañados. Nos enseñan que nuestra misión en la vida es estudiar para poder trabajar y obtener dinero que gastar. Claro está, que eso está cambiando. Esta revolución tecnológica, provocará que gente con estudios, no sirva. Si una máquina trabaja por unos cuantos hombres, al final acaba eliminando a los hombres del mercado. Realmente solo valdrán como trabajadores, los técnicos y las máquinas 
Y la pregunta es ¿Y el resto del mundo?
Esa es mi pregunta más enigmática y a la vez temida. ¿Viviremos en un mundo totalmente dividido en dos clases, los ricos millonarios y los pobres prescindibles? ¿Acabaremos con el dinero?¿Guerra?
No creo que sepamos ponernos de acuerdo en una solución común a todo esto. Si se eliminan puestos de trabajo porque una máquina es mejor e infalible, la crisis aumentará. Es que no puedo pensar en este tema sin afirmar que todos tendremos un futuro seguro.
La tecnología ayuda, a la vez que daña. No nos damos cuenta, estamos cegados, al igual que en otros muchos temas. Y pasará como siempre, se tomarán medidas tarde.
Lo que parecía fantasia, ya no lo es tanto.

Y luego, está el ámbito de la sociedad. ¿Aceptaremos cambiar a una persona por una máquina? En la estación de autobuses de mi ciudad, ya no venden billetes en taquilla, es todo automatizado. A mí me da pena. Va a desaparecer el trato personal, la cercanía entre nosotros. Crearemos una sociedad más sola e individualista...Esto nos acabará dominando y separando unos de otros. 
Casarse con máquinas es algo que plantean, y me dejó anonadada. ¿Tan al extremo vamos a llegar? Pero claro, también hace unos años se veía mal ir en falda corta y ahora es normal...
 

jueves, 26 de enero de 2017

Mayoría de edad

La mayoría de edad no existe. En realidad, es un momento al que le hemos llegado a dar demasiada importancia, pero que no vale nada. Solo nos confunde.

Cuando somos pequeños, se nos prohíben cosas, desde ver películas (ya puede ser dependiendo de la calificación, +12 +16 +18) hasta montarte en atracciones en la feria. Apuntarte a tal hobby, ir a algún lugar en concreto... Estamos condicionados. Eso nos hace desde pequeños, querer crecer, llegar a ser algo más mayores y conseguir ciertos privilegios. Sueñas con el futuro, con llegar a ser alguien importante, con vivir lo que no has podido. Y, lo frustrante de eso, es que no se disfruta la infancia como debería de ser. La felicidad la veíamos en el futuro, no en el propio presente, donde vas descubriendo cosas nuevas y vas creciendo de manera natural. 

Sin embargo, cuando llegamos a la edad, parte de esa ilusión se ha perdido. Por mucho que en 
nuestro interior quede un pequeño niño que quiera luchar por sus sueños, ya tiene de nuevo la vida condicionada a su edad. Estudios, clases, entrenamientos... Al final tampoco se disfruta en la madurez lo que queríamos. Ese pequeño ángel que antes se desataba por conseguir sus metas, ya se siente coaccionado, hundido y marchito.

Gracias a todo, no todo el tiempo es así, y a pesar de eso, sabemos sacar nuestro lado tierno e infantil cuando realmente algo nos emociona, nos llega al corazón o nos hace sentir especiales. Somos así, humanos, y por tener ya una cierta mentalidad madura, no quiere decir que no tengamos sueños que, aunque parezcan tontos, ahí están, y nos hacen movernos y motivarnos, vivir.

Yo no creo en la mayoría de edad como un número. No debería definirse así, porque no eres mayor. Nunca vas a ser mayor.  Serás sensato y  maduro.  Es en ese momento cuando deberían valorarte como alguien decente, no por una cifra. Luego vas viendo por el mundo, gente con trece o catorce años que controlan en mundo más que una persona de cuarenta. Somos imbéciles a veces. Seguro que recordáis alguna vez de pequeño cuando tu dabas una opinión en una conversación y no te tenían en cuenta. Luego, seguramente tendrías razón, no sé, pero nadie te tomó en serio en su momento por se pequeñín.
 A veces las palabras más sinceras y bonitas vienen de los niños.

domingo, 15 de enero de 2017

Más allá de las canciones

Una canción, no es sólo una melodía que escuchas. Si fuera así, no dependeríamos tanto de la música. Las letras nos provocan algo interior que nos gusta. Puede ser alegría, tristeza, amor, pasión, soledad... Es fantástico, porque no hay dos personas que sientan lo mismo. Es la mágica de la música. 
Una letra de una canción, es una historia, una vivencia, una aventura contada con armonía. La música se adhiere a las palabras en una perfecta sinfonía.
Y claro, cuando una canción llega más allá nuestra, nos marca de una manera que no puede sustituir nada. Yo hace tiempo empecé una libreta en la que escribía que me hacían sentir ciertas canciones. Voy a buscarla y comentar 5 de ellas.

1. Stop and Stare - One Republic. Al escuchar esta canción, me gusta cerrar los ojos e imaginarme que estoy en algún mirador de mi ciudad, o simplemente perdida en el bosque. Escuchar la tranquilidad que hay alrededor y no el sonido ajetreado de la ciudad. Luego al empezar la canción, olvidarme de todo mi día a día, pararme y mirar la belleza del alrededor. No importan las preocupaciones. Aprovecha el momento de tranquilidad y disfruta. 
El pasado que dejaste atrás, allí debe quedarse y hay que andar hacia delante para avanzar. 

2. Figther - Christina Aguilera. Esta canción la conocí por una serie, en la cual el personaje estaba pasando un momento malo. Sin embargo, coge fuerzas de donde no las hay, porque sabe que lo que sufra ahora, luego le será recompensado.
La canción habla de luchadores. Por mucho que te machaquen, luego esas cicatrices y heridas te harán levantarte y superarte. Quien las hizo, al final se quedará atrás y tú le superarás. Perder algo no siempre es malo, aunque en el momento lo parezca. Me ha pasado con "ex-amigos" que me han intentado hacer daño, como siempre pasa, y al final son ellos lo que acaban mal. Gracias por hacerme una luchadora "chicas simpáticas"

3. Hall of fame - The Script. No hay canción que hable de superación mejor que esta. Lucha por tus sueños, pase lo que pase y digan lo que quiera decir la gente. Al final, si realmente lo deseas, saldrás victorioso y hacer lo que desees. Estar en lo alto, mover montañas y parar el tiempo. Sé el dueño de tu vida.

4. Firework - Katy Perry.  El vídeo de esta canción es precioso. Muestra que, seas quién seas, como sea tu vida, la que te ha tocado, eres hermoso. Seas hombre, mujer, de cierta religión o con tal problema. Ese ideal tal y como eres, y no debes dudarlo. Sube la moral.

5. Fix you - Coldplay. Me recuerda demasiado a una amistad que perdí, en la que me esforcé por esa persona, en salvarla en sus múltiples caídas, y al final no sirvió. Es tan bonita la canción porque cuenta lo que es una amistad en tiempos difíciles. Cuando estás mal y te das cuenta realmente a quién le importas. Quién dejaría de estudiar, de trabajar o sus necesidades para ir a tu puerta y escucharte y consolarte. Darlo todo. Darte todo.

¿Y vosotros? ¿Alguna canción que os haga revivir algo, sentir cierta cosa o simplemente condicionar el día?