martes, 2 de mayo de 2017

Secretos

Dicen que cada uno tenemos 3 secretos que no vamos a contarle a nadie. ¿Entonces podemos considerar que somos sinceros realmente con las personas que queremos?

Siempre tenemos problemas. Unas veces pequeños, que se solucionan fácilmente, pero otras veces no. Está en nuestra mano decidir si contárselos a alguien, un amigo o familiar; o por el contrario, llevar la carga uno solo, Nos dedicamos a pensar que nuestra vida no puede ser peor, todo lo malo nos pasa a nosotros mismos y es imposible de solucionar. Llega la frustración, la angustia y el sufrimiento. Queremos la atención de la gente de nuestro alrededor pero a la vez queremos estar solos buscando la paz que no encontramos y merecemos.

¿Qué pasa? Nos centramos en que solo existe nuestro problema, el resto de personas que nos rodean poseen una vida dulce, con gente que les quiere y riendo todo el día. Siendo felices. Que ingenuos somos. 

Solo juzgamos la fachada de las personas, lo que vemos sin llegar a conocerla nunca. Todo el mundo posee secretos que no tienen escritos en la frente. Puedes "intentar" llevar una vida feliz, pero no tiene por qué ser. Nos gusta llamar la atención, nos preocupamos por la imagen, y no nos damos cuenta del daño que podemos hacer en una persona hablando de diversos temas. Ser amigo de alguien no es sinónimo de conocerle. Porque no todo son risas en una amistad, y a veces solo valoramos eso. 
Sí, es así. Vivimos día a día quejándonos por cosas insignificantes, cuando los problemas gordos están detrás escondidos.

Crítica a los egoístas que sólo viven en su mundo.